PSICOTERAPIA DE ARTE Y TRAUMA por Aurora Luna Walss

PSICOTERAPIA DE ARTE Y TRAUMA por Aurora Luna Walss

0

PSICOTERAPIA DE ARTE Y TRAUMA

Un trauma es cualquier evento que, al ser presenciado o experimentado por un niño, un adolescente o un adulto, resulta perjudicial e inquietante. Los siguientes son ejemplos de situaciones que pueden ser traumáticas para una persona:

  • Violencia y abusos en cualquiera de sus formas (doméstica, física, psicológica, emocional, financiera).
  • Violaciones
  • Guerra o terrorismo
  • Pérdida de un ser querido
  • Desastre natural
  • Accidente automovilístico
  • Cambio y/o pérdida de casa o empleo
  • Secuestro
  • Ver escenas de violencia en la televisión o en el cine

La Red Nacional de Estrés Infantil de los Estados Unidos de América, (The National Child Stress Network), en su documento sobre los 12 conceptos básicos para entender el estrés y sus posibles respuestas por los niños y sus familias, expone en el primero de estos conceptos, la complejidad del trauma explicada desde la perspectiva de que el evento traumático, en realidad se compone de diferentes momentos, que quedan suspendidos o fraccionados para la víctima, en una secuencia que pudiera ser ilógica, pero que a la vez encierra tanto una serie de emociones, como de detalles detonantes de pensamientos y conflictos en cuanto a la toma de decisiones y posibilidades (o imposibilidades) de resolución para quien lo sufre.

Cuando una persona sufre síntomas físicos, emocionales y psicológicos posterior al evento traumático, es indispensable hacer una valoración y determinar si padece Síndrome de Estrés Post Traumático, (PTSD por sus siglas en inglés), ya que entonces lo mejor será seguir un tratamiento que permita superar el trauma y lograr vivir una vida en condiciones normales y con una buena salud.

Tratar el trauma implica procesos que deben ser desarrollados y prescritos por profesionales que van desde médicos, psicólogos, terapeutas y psiquiatras que trabajando en equipo determinen el mejor de los tratamientos para cada persona.

Dentro del tratamiento del trauma, el arte suma por sus beneficios, sin embargo, la Psicoterapia a través del Arte, llamada también Arteterapia, es una posibilidad de abordaje terapéutico recomendado para muchos de los casos en que el trauma puede ser reelaborado e incluso sanado. (Se sugiere leer respecto a las diferencias en cuanto a las artes expresivas, el arte terapéutico y la psicoterapia a través del arte, haciendo clic en este enlace).

¿Cuáles son los beneficios de la Psicoterapia a través del Arte en personas traumatizadas?

  • El arte permite describir y contextualizar el trauma y los momentos de impacto.

Al realizar actividad artística, la persona puede plasmar el conflicto tanto de manera global, como revelar detalles que permitan la comprensión del evento, el lugar, los involucrados, así como las sensaciones experimentadas con cada uno de los cinco sentidos a lo largo del proceso traumático.

  • El arte permite recrear el trauma en un espacio seguro que resignifique el momento presente.

En el proceso arteterapéutico, el vínculo entre el terapeuta y el cliente forma una parte fundamental de acompañamiento en la resignificación del trauma, destacando que la terapia tiene una base relacional en la que el arte se convierte en un puente de comunicación sostenido en un espacio seguro, que es conformado por la confianza, la seguridad, la estabilidad y la guía que proporciona el terapeuta, entre cuyas funciones, se encuentra el fortalecer el sentido de pertenencia a un momento y lugar presente en los que el trauma ha dejado de producirse, de esta manera se brinda y desarrolla un juicio de realidad suficiente, que permite a la víctima el sentido de actualidad y de experiencia de empoderamiento.

  • El arte permite recordar y re experimentar la resiliencia desarrollada previo al evento traumático.

En muchas ocasiones, un trauma ocasiona en la persona la sensación de “sentirse perdido”, de no encontrar un lugar adecuado y de sentirse incomprendido y sólo. Al hacer arte de manera terapéutica, la persona puede hacer un recuento y reconstrucción de las fortalezas de carácter desarrolladas en su propio contexto, familia y circunstancias. Esto es parte de la resignificación del trauma en el sentido de regresar a la persona a la realidad en la que se desarrollaba previo al evento traumático. En los niños en particular, es importante recordarles sus capacidades, inteligencia, sensibilidad, sentido altruista, humor, capacidad creativa, etc., existentes en su interior y manifestados en actividades previas al trauma, en las que hayan desarrollado emociones positivas y hayan contribuido a elevar su auto estima.

  • El arte permite reconstruir la memoria y procesar los duelos

El tercer concepto básico sobre la comprensión del trauma explicado por la Red Nacional de Estrés en la Infancia, explica que el trauma muchas veces viene acompañado por consecuencias irremediables a corto, mediano o largo plazo, como separación de la familia, situaciones adversas económica y/o físicamente, enfermedad, muerte, etc., que ocasionan circunstancias y condiciones de vida nuevas y diferentes a las tenidas previo a la situación traumática.

Hacer arte de manera repetida y disciplinada acompañado de un terapeuta, permite reconocer las pérdidas y procesar los duelos, así como visualizar y crear nuevas relaciones contextuales, sociales y afectivas, conservando los recuerdos en una justa dimensión, respetando las creencias y los apegos y promoviendo la construcción de nuevos caminos de vida, expresando sin restricción aquellas emociones dolorosas o difíciles que pudieran ser reprimidas o guardadas y que a través del arte son elaboradas. De esta forma, por ejemplo, hacer música, producir sonidos, escribir poemas, cartas, canciones, bailar, actuar y por supuesto pintar, permiten dar voz a aquello que no se puede o no se desea pronunciar.

De la misma forma, al hacer arte se expresan los miedos, las angustias, las expectativas y es posible detectar y prevenir reacciones adversas o repetidas, ante detonantes que recuerden el trauma. En el arte de los niños es posible apreciar por ejemplo su miedo a diferentes animales, personas, lugares y sensaciones, que pudieran recordar un momento aterrador. Asimismo, al hacer arte con menores, es posible observar su forma de relacionarse con el material, el color, las texturas, los objetos y las distintas metáforas que se involucran en su proceso creativo, revisando y comentando en aras de hacer modificaciones que permitan al niño expresarse en libertad y moverse en un espacio seguro, recreando así una manera de externar que podrá ser llevada al contexto de vida en el que se desenvuelve.

  • El espacio de trabajo en arte se convierte en un lugar seguro en donde se experimenta y se crea desde el interior y hacia el exterior.

Las experiencias traumáticas quedan guardadas en la memoria asociadas a lugares, espacios y sensaciones que podrían repetirse y atemorizar, detonando reacciones adversas e incluso inesperadas. Al hacer arte en un espacio seguro y en proceso terapéutico, es posible experimentar con diferentes texturas, colores, olores, sabores, imágenes, etc., que además de ser usados en el proceso creativo para la producción de obra, en si mismo y en conjunto con el resultado creativo, promoverán la verbalización de la experiencia y los detalles del trauma. Entre más y mejor se explore y experimente, será posible la reconstrucción de ideas y de experiencias y se hará más fluido el reaccionar positivamente a los estímulos.

  • El arte facilita reconocer los síntomas del estrés post traumático

Los niños y personas que han sufrido un trauma pueden tener diferentes consecuencias identificables tanto para los padres, los cuidadores y los educadores. Entre estas consecuencias pueden encontrarse:

  • Deficiencia en la cognición, la memoria y la atención
  • Disminución en la capacidad de concentración y habilidad para resolver problemas y planear
  • Pérdida o deficiencia en el habla
  • Bajo rendimiento escolar
  • Emociones abrumadoras de frustración y ansiedad
  • Inadecuado manejo emocional
  • Pensamientos recurrentes y/o persecutorios
  • Dolor de cabeza y/o de estómago persistentes
  • Comportamiento impulsivo o imprevisible
  • Reacciones exageradas o inexistentes ante situaciones cotidianas
  • Reacciones intensas a recordatorios del evento traumático
  • Pérdida de interés en cosas que antes le gustaban
  • Depresión o irritabilidad ante personas o circunstancias cotidianas

Conocer e identificar los síntomas del trauma, permite a las personas acercarse y reconocer sus propios recursos emocionales, psicológicos, afectivos, contextuales y culturales, que permitan una mejora en la calidad de vida posterior al trauma, crecer después de un evento difícil y superarlo, es posible cuando se cuenta con el apoyo de la familia, amigos, profesionales de la salud y evidentemente recursos y voluntad personal, que puede ser siempre acrecentada y motivada mediante el uso de recursos creativos, como el desarrollo artístico.

  • El arte permite dar voz y expresar el trauma

Uno de los posibles síntomas del Estrés Post Traumático, es la pérdida del habla o la deficiencia de la misma, ya que la parte del cerebro responsable del habla (Área de Broca), podría quedar bloqueada después de un evento traumático.

De la misma forma, la cognición y los recuerdos se alteran y pueden fragmentarse debido al mal funcionamiento debido al trauma, de la amígdala, en el cerebro, por lo que hacer arte se convierte en una herramienta que permite al terapeuta el acceso a esas zonas que han sido dañadas y que podrán ser reparadas a partir de un acompañamiento y trabajo dedicado y suave, que permita reanudar las conexiones cerebrales necesarias para regresar a la normalidad.

Hacer arte se recomienda para todas las personas con o sin padecimientos físicos, mentales o emocionales, sin embargo, es especialmente benéfico para quienes desean expresar y encontrar formas alternas de decir lo que sienten o quieren descubrirlo. Padecimientos como depresión, desde leve, moderada y grave, hasta trastornos de personalidad como bipolaridad y esquizofrenia, pueden ser atendidos en conjunto por médicos y terapeutas trabajando en brindar alternativas que mejoren la experiencia emocional y afectiva de las personas, que redundarán en una mejora sustancial de la salud y en una mejor adaptación a la familia y al medio ambiente.

Acércate a un profesional si tienes dudas en relación con el trauma personal o de algún familiar y recurre al arte y su poder sanador para resignificar tu propia experiencia de vida.

Referencias Bibliográficas:

Guía para padres, Cómo Hacer Frente a las Situaciones Traumáticas. (2004). National Child Traumatic Stress Network www.NCTSNet.org

NCTSN Core Curriculum on Childhood Trauma Task Force (2012). The 12 core concepts: Concepts for understanding traumatic stress responses in children and families. Core Curriculum on Childhood Trauma. Los Angeles, CA, and Durham, NC: UCLA-Duke University National Center for Child Traumatic Stress.

Entendamos el estrés traumático infantil. (2004). National Child Traumatic Stress Network www.NCTSNet.org

Cathy Malchiodi, Arts and Health. The integrative, reparative and restorative powers of the arts. https://www.psychologytoday.com/blog/arts-and-health

US Department of Veterans Affairs. Management of Posttraumatic Stress Disorder and Acute Stress Reaction (2017). https://www.healthquality.va.gov/guidelines/mh/ptsd/index.asp

Share.

About Author

Comments are closed.